Historia

 

En 1965, un grupo de profesionales y empresarios cristianos, liderados por el Cr. Héctor María Sapriza (ver socios), fundan IPRU con la finalidad de trabajar profesionalmente, promoviendo el respeto a la dignidad y los derechos de personas de menores recursos de la sociedad uruguaya, aportando así, a la construcción de ámbitos y condiciones que mejoren su calidad de vida.

 

Un año después, obtiene la personería jurídica– como Asociación Civil sin fines de lucro- comenzando el proceso de creación de su identidad y legitimación como organización privada sin fines de lucro y de interés público, para brindar diferentes servicios de promoción humana. De esta forma, se consolida y recrea a través del ininterrumpido camino recorrido en sus intensos años de trabajo.

 

Del mismo modo, construye el Modelo de Promoción Social que lo caracteriza, con respuestas y propuestas creativas, como aportes para resolver las necesidades básicas de la población priorizada para y con la que trabaja. Este modelo, busca el desarrollo integral de los sujetos de promoción, individuales y/o colectivos, considerando todas las dimensiones en las que se desenvuelve la vida de los seres humanos. Finalmente, se destaca como intencionalidad del Modelo de Promoción Social, el empoderamiento que las personas y organizaciones logran, como consecuencia de las capacidades desarrolladas, del auto-reconocimiento a su acción y por su legitimación ante otros actores sociales, políticos y técnicos.